Artículos

2.nov.2015 / 09:16 pm / Haga un comentario

Grano de Mostaza
William Fariñas

Mendoza, Hausmann y Nieves: tres más para el pelotón de traidores.

El Código Penal Venezolano, en su libro segundo en el cual se refiere de las  diversas especies de delitos, específicamente contra la independencia y seguridad de la nación, en los atinentes a la Traición a la Patria,  expresa lo siguiente en su art 128: “Cualquiera que, de acuerdo con país o República extranjera, enemigos exteriores, grupos o asociaciones terroristas, paramilitares, insurgentes o subversivos, conspire contra la integridad del territorio de la patria o contra sus instituciones republicanas, o las hostilice por cualquier medio para algunos de estos fines, será castigado con la pena de presidio de veinte a treinta años. Parágrafo único: Quienes resulten implicados en cualquiera de los supuestos expresados, no tendrán derecho a gozar de los beneficios procesales de ley ni a la aplicación de medidas alternativas del cumplimiento de la pena”. El delito de  traición a la patria es uno de los más detestables, en virtud  que compromete la paz de la nación, la convivencia social   y  la independencia del Estado. Los traidores a la patria se creen tener las razones intelectuales suficientes y libre albedrio necesario para justificar sus juicios y confabulaciones. Normalmente estos insidiosos personajes que reniegan de los suyos, ocupan cargos importantes en la vida de la sociedad de su tiempo; tienen vocería y grandilocuencias en sus exposiciones y no pasan desapercibidos. En este sentido,  no dudo en calificar que Mendoza, Hausmann y Nieves son operadores de estos desmanes crimínales  que tienen tipología de conductas anómicas y sociopáticas, de traidores a la patria, de malinches y lacayos; que tienen como finalidad principal potencial los conflictos sociales para la desestabilización del sistema político y económico de la nación venezolana. El imperio Norteamericano y su potencial mediático requiere y alimenta a estos interlocutores inicuos en sus desequilibradas pretensiones. En Venezuela cohabitan algunos mal nacidos en esta tierra de gracia, que abiertamente expresan su lealtad a esa potencias poderosa. No dudamos en afirmar que en el oposicionismo mas rancio de la ultra derecha y burguesía, cohabitan estos conspicuos lacayos y cachorros del imperio gringo. No solo son posturas racionalmente políticas y crematísticas, se percibe en estos farsantes que les mueven emociones de envidia y encono en la profundidad de sus almas. Nadie duda que estos traidores hayan sido perniciosamente inteligentes para saltear los borrascosos caminos de la conspiración internacional  buscando mantenerse en las esferas del poder público, económico  y político de la nación. No se percatan que son indignamente utilizados como capataces palaciegos de la nueva esclavitud y abominación imperial que desean implantar a favor de las potencias extranjeras. La actitud traidora de estos personajes no es nada nueva en la historia sagrada de los pueblos de América en su lucha por su liberación, soberanía y redención; simplemente esta actitud es la vil condición humana y lúgubre carga infame, de la ingratitud y el egoísmo. La traición a los coterráneos en la guerra es un elemento clave y vital que se utiliza en todo proceso de conquista y dominación, y que lamentablemente se repite como constante de la apostasía y deserción de los intrigantes y fementidos. Tozudamente siempre han existidos estos pelotones de insensatos en la vida pública, que complotan y traicionan a los suyos para escalar siniestramente su estatus político y social ante una eventual aniquilación de la nación. En la patria de Bolívar y Chávez sabemos de estas amenazas y quiénes son estos viles personajes; vamos por ellos con toda la fuerza moral de la soberanía de la república y del poder del Estado venezolano, ante que sea muy tarde para vivenciar las terribles consecuencias de este germen satánico de la traición a los pueblos. Venceremos.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.