Artículos

3.dic.2015 / 02:08 pm / Haga un comentario

Grano de Mostaza

William Fariñas

El Mausoleo de Bolívar, más que un panteón.

Saben ustedes hermanos y hermanas que el actual mausoleo del padre Libertador es una admirable extensión del antiguo Panteón Nacional, hoy ocupación alfarera  de la revolución bolivariana.  Fue  inaugurada el 14 de mayo del 2013  por nuestro Comandante en Jefe  Nicolás Maduro Moros, conmemorando el Bicentenario de la gloriosa Campaña Admirable. Es una evocación y contraste hermoso de la modernidad con la vetusta estructura   de la otrora Iglesia de La Santísima Trinidad, construida cuando éramos colonia en 1744. La venerada iglesia mantuana se desplomo en gran parte, debido al terremoto de 1812; posteriormente el templo fue reconstruido por órdenes del Presidente Guzmán Blanco para convertir la estructura del  antiguo santuario en un panteón: el Panteón Nacional, sitio en el que descansarían los restos mortales de los personajes ilustres del país. La razón para esa decisión se debió a su ubicación y a sus antecedentes históricos. En consecuencia el 28 de octubre de 1876, en memoria del onomástico del Padre de la Patria Simón Bolívar, se trasladaron en suntuosidad solemne, sus respetados vestigios a este aposento  de la patria. Es conmovedor siempre visitar y compartir como hijos de nuestro Padre Bolívar este Panteón Nacional, donde reposan los huesos y polvos celestiales de nuestros ancestros y libertadores; de mujeres y hombres insignes de la patria venezolana, de ciudadanos y ciudadanas ilustres, de verdaderos combatientes y guerreros. Aquí está sembrada gran parte de la pureza del gentilicio venezolano. Lo que amamos nunca muere, es un sentimiento imperecedero. Nuestro pueblo creyente, íntegro y respetuoso dice  en su inmaculada afirmación que la vida no se apaga, que es eterna y es expresión infinita del amor. Más allá de cualquier sosiego, este mausoleo del padre Libertador es un aposento que transmite paz y serenidad. Aquí sentimos el silencio de los siglos y su manto de gran espiritualidad; es un lugar donde habita lo sublime, la eternidad y el amor de un pueblo. Por eso decimos  con fervor patriótico, como llama y fuego sagrado: ¡Bolívar Vive! ¡La lucha sigue! Venceremos.

 

sonoro de lucha hasta el fin. Fuimos alegres como pájaros, cual Águilas valientes, raudos y potentes como soplo de huracán. Fuimos sin temores al ritmo de la hélices, palas y motores de lucha rediviva del pueblo redentor. El 27 de noviembre, hace 23 años abrimos nuevas páginas espléndidas de gloria, al trazar para la historia el alma bolivariana de la aviación militar venezolana.  Sépanlo todos, antes del 27N éramos una fuerza aérea al servicio del imperio norteamericano, desde ese insigne día, ahora  somos aviadores militares bolivarianos de pura cepa. Ha sido nuestro pueblo que lo ha reconocido así, después de las heroicas rebeliones militares del inolvidable 1992. Venceremos.

 

 

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.